Vamos ganar Barcelona


signaprimeres adhesionspersones adherides

Vivimos tiempos de cambios fondos. Aprovechando’l contestu de crisi, los poderes económicos entamaron una ofensiva abierta contra los derechos y les conquistes sociales de la mayoría de la población. Nostante, l’empeñu en reduñes d’una democracia real ye cada vuelta más intensu nes places, na cai, na rede pero tamién nes furnes.

Nos últimos años, bien de movimientos ya iniciatives ciudadanes denunciaron la estafa que tamos sufriendo y evidenciaron la capacidá de la política vieya pa dar respuesta a les necesidaes de la xente. Estes iniciatives, por embargu, zapicaron bien davezu cola displicencia d’unes elites que se sienten impunes, que nun corrixen los sos errores y qu’agora nos quieren imponer una segunda transición pa que nun cambie nada.

Nun podemos permitinos un bloquéu institucional dende arriba que nos dexe ensin futuru. Tenemos que fortalecer, más que nunca, el texíu social y los espacios d’autoorganización ciudadana. Pero llegó la hora, tamién, de reapropianos de les instituciones pa poneles al serviciu de les mayoríes y del bientar común.

Pa demostrar que sabemos facelo d’otru xeitu tenemos que dir pasu ente pasu. Y el primer pasu ye principiar per aquello que conocemos de cerca: l’ámbitu municipal, la nuesa ciudá, los nuesos barrios.

Barcelona ye un espaciu decisivu pa impulsar la rebelión democrática que fai falta. En primer llugar, porque yá cuenta con un texíu asociativu y reivindicativu capaz de facer realidá proyectos de cambiu ambiciosos. En segundu llugar, porque una rebelión democrática en Barcelona nun diba ser namái un fenómenu local. Diba conectar con munches iniciatives hermanes que busquen romper dende abaxo col actual réxime políticu y económicu. Nel nuesu país, nel conxuntu del Estáu y n’Europa.

Porque creemos nel derechu a decidir, queremos decidir, equí y agora, cómo tien que ser la Barcelona que necesitamos y deseamos.

Queremos una ciudá qu’afale a la honestidá de los gobernantes y que torgue la connivencia mafiosa ente política y dineru. Hai que poner fin a l’acumulación de cargos, limitar sueldos y mandatos, impulsar axendes tresparentes y afitar mecanismos efectivos de control de los responsables públicos. Queremos un contratu éticu nuevu ente ciudadanía y representantes.
Tenemos qu’atopar la forma de detener y revertir les desigualdaes insultantes que se tienen producío los últimos años. Queremos una ciudá ensin desagospios nin malnutrición, onde la xente nun se vea condenao a vivir a escures o a sufrir aumentos abusivos nel preciu del tresporte públicu. L’accesu a la vivienda, a la educación, a la sanidá, a una renta mínima, han ser derechos garantizaos a toos y non privilexos acutaos pa una minoría.

Queremos una auténtica democracia metropolitana, qu’obligue a los representantes a mandar obedeciendo. Una democracia con descentralización y elección directa de los y les conceyales de distritu, con controles sociales sobre los presupuestos y con iniciatives y consultes ciudadanes vinculantes qu’ayuden a tomar decisiones compartíes y lexitimaes.

Necesitamos una Barcelona afayadiza pero dispuesta, tamién, a llantar cara a los grandes lobbies financieros, inmobiliarios y turísticos. Necesitamos instituciones qu’apuesten pola economía social y pola creación d’emplegu sostenible. La contratación pública va tener que respetar criterios de xusticia social y ambiental.

Nun queremos una ciudá que vienda’l padremuñu urbanu a la meyor ufierta. Queremos instituciones que recuperen el control democráticu del agua, qu’impulsen midíes fiscales y urbanístiques qu’acaben cola especulación del suelu y fomenten polítiques enerxétiques y de tresporte ecolóxicamente caltenibles.

Munches d’estes iniciatives son defendíes, de cuantayá, por movimientos sociales, vecinales y sindicales y por estremaos espacios políticos. Pero nun vamos poder llevales a cabu ensin la implicación de sectores amplios de la sociedá.

Rescatar la democracia de los poderes que la tienen secuestrada ye un retu difícil, ambiciosu, pero apasionante al empar. Desixe la xestación d’instrumentos nuevos d’articulación social y d’intervención política onde s’alcuentre la xente organizao y la qu’entama a movilizase. La que lleva tiempu lluchando y la que se siente estafao pero nagua por ilusionase con un proyectu común.

Por eso impulsamos esta Plataforma ciudadana. Pa construir una candidatura de confluyencia, con vocación ganadora, de mayoríes. Una candidatura qu’entusiasme, que tenga presencia nos barrios, nos llugares de trabayu, nel mundu de la cultura, y nos permita tresformar les instituciones en porgüeyu de la xente.

Nun queremos nin una coalición nin namái una sopa de lletres. Queremos fuxir de les vieyes lóxiques de partíu y construir espacios nuevos que, respetando la identidá de caún, vaigan acullá de la suma aritmética de les partes que los integren. Pensamos que la nuesa ciudá axunta les condiciones pa facelo posible.

Nun hai una fórmula máxica pa resolver les estorbises que vamos atopar en camín. Vamos tener que caminar entrugando y vamos tener que lo facer ensin mieu. Les meyores esperiencies demuéstrennos que si nos organizamos a partir d’oxetivos y practiques concretes, vamos poder algamar metes que paecíen imposibles.

Magar la dureza de la crisi, abrióse una resquiebra histórica que nun podemos nin queremos desaprovechar. Vivimos tiempos excepcionales que desixen iniciatives valientes y creatives. Si somos quien a imaxinar otra ciudá, vamos tener el poder de tresformala.

Convidámoste a pensalo xuntos el prósimu 26 de xunu. Por nós, polos que nos precedieron nel enfotu y polos que van venir. Llegó la hora de demostrar que ye posible construir una ciudá diferente. Llegó’l momento de ganar Barcelona.

signaprimeres adhesionspersones adherides