Ganar preguntando #GuanyemPobleNou


>>  Acta de la presentación en Poblenou

>> Video completo de la presentación Poblenou disponible aquí 

Y la ciudad será nuestra: crónica de una visita a Poble Nou

Crònica d’autor: Núria Alabao @nu_alabao
Dibujos: Sergio Espín @3eses

Si estabas allí la viste: unos sesentaytantos, gafas verdes, pelo corto, caminaba con una muleta. Parecía frágil pero cogió el micro, empezó a hablar y ahí mismo entendimos qué es la fuerza. Era el turno de palabras. Guanyem fue a preguntar a los vecinos de Poble Nou qué significa ganar la ciudad para sus habitantes. Y hubo muchas respuestas, como la de la mujer de gafas verdes.

La fuerza es la firmeza, la generosidad, las luchas enraizadas en el territorio, los años acumulados a pie de calle. La mujer se llama Montse, pertenece a la Asamblea Solidaria Contra los Desalojos. Lo que aprendimos: ganar significa no dejarse a nadie fuera. Montse también nos explicó el verdadero sentido de la confluencia: ya se está dando en batallas como la que llevaron a cabo estos vecinos contra el desalojo de los 300 inmigrantes sin papeles de una nave de Poble Nou, aunque las reivindicaciones continúan una vez desalojados. Dijo Montse que para confluir hace falta generosidad, y que “la generosidad se demuestra cuando ponemos por delante de las diferencias un objetivo que es común y que es capaz de hacernos dar lo mejor de nosotros”.
Parece una buena definición de la tarea que Guanyem tiene por delante.

poblenou_254

¿Por qué vale la pena intentarlo? Los habitantes del barrio tomaron el micro y contestaron: que los migrantes sean ciudadanos de primera, mejor transporte público, edificios dignos para los niños que estudian en barracones, apoyo a la autogestión y a las cooperativas, participación que realmente sea escuchada…

Las propuestas están en la calle. Un simple micro, un espacio pensado para escucharnos en una plaza cualquiera de la ciudad evidencia que “estamos preparados” para este reto, como dijo Raimundo Viejo –de Guanyem–.

 

 

En la calle también están los vecinos

Hay propuestas –posibles, imprescindibles– y personas para llevarlas adelante. “Tenemos motivos reales para sentirnos optimistas: hemos descubierto que somos mayoría, tenemos más poder de lo que pensamos: paramos desahucios, paramos privatizaciones de escuelas y de hospitales. Ellos tienen más miedo que nosotros”. Dijo Ada Colau.

Las personas que viven en Barcelona son vecinos. Vecinos porque viven juntos, porque como Montse, se hacen responsables de los otros habitantes de Barcelona. Los migrantes son vecinos. Los vecinos constituyen el tejido de una ciudad y sostienen las luchas que han hecho lo mejor de esta Barcelona cuyo destino a veces parece que se nos escapa. La biblioteca frente a la que se desarrollaba el acto –Can Saladrigas– es fruto de una de estas reivindicaciones del barrio que tardó dos décadas en concretarse, como recordó Joan María Soler. En ese tiempo, el paisaje urbano de Poble Nou se transformó profundamente. A veces muy lejos de los deseos y necesidades de sus habitantes que no han cejado en su empeño de contar –de querer ser tenidos en cuenta–. Pero Joan María dijo que debería ser la administración la que les consulte, que debería ser más fácil. A veces, que el Ayuntamiento escuche, cuesta batallas sin tregua en nuestras calles. ¿Y qué sería de esta ciudad sin esas batallas? La biblioteca nos recuerda que Barcelona no sólo se piensa y se hace desde arriba. Desde siempre y desde abajo se ha creado un urbanismo de la resistencia. A él le debemos las mejores cosas que tiene la ciudad. Con él debemos contar para ganar Barcelona.

Como dijo Ada Colau: “Somos mayoría, si nos organizamos, podemos escribir el final de esta historia”.

Fotos: David Samaranch @davidsamaranch