El Caso Pujol no habría sido posible sin CiU, PP y PSOE


Guanyem Barcelona y Podemos presentan querella conjunta contra la familia Pujol contra el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol i Soley, Marta Ferrusola i Lladós y sus hijos, en la que también se incluye a empresarios amigos de la familia, como Carles Sumarroca o Jordi Puig Godes.

El objetivo de la querella es denunciar las actividades -presuntamente ilícitas- que puede haber cometido este entramado empresarial, así como hacer lo posible para llegar al final del proceso para que asuman las posibles consecuencias penales que puedan derivarse de sus actividades y de las de terceros.

“Hay indicios suficientes de que el Caso Pujol no hubiera sido posible sin la complicidad entre CiU, PP, PSOE y sus filiales” Ada Colau.

La familia Pujol Ferrusola ha conformado desde la transición un entramado empresarial para beneficio propio y de empresarios próximos. Así lo han evidenciado a lo largo de los últimos años unas cuantas investigaciones judiciales, interpelaciones parlamentarias y, también, el hecho de que hijos de la familia Pujol-Ferrusola exploten -o hayan explotado- negocios concesionarios de la adjudicación pública. Es preciso investigar si el dinero que Jordi Pujol i Soley ha reconocido evadir durante muchos años a un paraíso fiscal proviene de la herencia de su padre, Florenci Pujol, o si es dinero que proviene de actividades económicas al margen de la legalidad en las que se aprovechaba su posición de poder. Esta querella se interpone porque hay indicios suficientes para pensar que podría haber sido así, y se pedirá al juez Pablo Rafael Ruz que practique las diligencias oportunas para averiguar si las más de 50 empresas de la familia Pujol-Ferrusola se han beneficiado económicamente a cambio de tratos de favor a empresas próximas en operaciones de ámbito público.

Guanyem Barcelona trabaja para investigar los posibles casos de corrupción y para que sus responsables asuman las consecuencias.

“Tenemos que investigar a los corruptos y hacer que asuman responsabilidades. El entramado ha gozado de impunidad mientras Jordi Pujol ha contribuido a dar estabilidad a los partidos del régimen, PP y PSOE, en los gobiernos de turno. Así lo demuestra el cierre de la instrucción de Banca Catalana o las declaraciones recientes del exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, que aseguraba que recibió órdenes del PSOE para no investigarlo”, dice Jaume Asens, abogado.

Por eso Guanyem Barcelona y Podemos, junto con otras fuerzas políticas y entidades de la sociedad civil, en su voluntad de trabajar conjuntamente para denunciar casos de corrupción política y construir nuevas formas de hacer política, han querido estar presentes en el proceso de denuncia al expresidente de la Generalitat de Catalunya y garantizar que se practican todas las diligencias necesarias hasta el final.

Confluencia

“Ni pactos de salón ni alianzas de despachos, sino una nueva política de confluencia basada en objetivos comunes, entre ellos la transparencia, frente al partido único –formado por diferentes clanes– del dinero, de la corrupción y de la impunidad”. Así ha definido Ada Colau, portavoz de Guanyem Barcelona, el sentido del acto de presentación de la querella criminal de la plataforma y de Podemos contra Jordi Pujol y su familia, que ha tenido lugar esta mañana en el Pati Llimona de Barcelona. Confluencia: en la mesa, la propia Colau y los coautores del texto, el abogado Jaume Asens y el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo. Confluencia: en la fila cero, junto a Íñigo Errejón, dirigente de Podemos, representantes de entidades y partidos que se han sumado a la iniciativa: Lluís Rabell, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB); Vanesa Valiño, del Observatorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC); Joan Herrera, de ICV-EUiA; Simona Levi, del Partido X, i David Balbas, de Procès Constituent

Confluencia, esto es, coincidencia en un mismo fin: el de denunciar la connivencia mafiosa entre el dinero y la política, el de poner fin al desorden establecido y al patriotismo de oropel. No solo eso. También el de recuperar derechos y soberanía y rescatar la democracia de las élites que la tienen secuestrada, casi cuarenta años después del pacto entre políticos espantados al que llamamos transición. En palabras de Villarejo, “el saneamiento democrático impulsado por la ciudadanía frente al imperio de la corrupción y los abusos de la casta del poder”, la española y la catalana, “unidas por el amor a una misma patria: Suiza”, según Errejón.

Confluencia frente a las mafias –una de las palabras recurrentes— para acabar con tantos años de mutismo y encubrimiento. Mutismo entre las ruinas de la decencia: ante el silencio de los grandes medios de comunicación españoles, Herrera ha recordado que el diario The New York Times calcula que Juan Carlos I tiene una fortuna de 2.300 millones de dólares. Y Villarejo ha denunciado las trabas y el entorpecimiento sistemático al que han tenido que hacer frente los denunciantes de la corrupción en los años de plomo “en los que los ricos han perdido el miedo a los pobres”, en expresión de Josep Fontana, citada por el exfiscal. Una forma perversa de orden. La moral es una cuestión privada; la decencia, una necesidad pública.

La acción penal, presentada en la Audiencia Nacional esta misma mañana, se dirige, pues, contra el clan Pujol, pero, sean cuales sean sus efectos, sus cuarenta páginas responden a un propósito más general. Los desmanes del expresidente son especialmente escandalosos, aunque no vienen solos, sino acompañados: son la muestra última de la corrupción propiciada por el sistema de los partidos hegemónicos “que se tapan unos a otros las vergüenzas (Colau), de la lacra “que se ha extendido como un virus por las instituciones” (Asens), porque el ‘caso Pujol’ no es un hecho aislado, una manzana podrida, “sino un caso central del régimen del 78” (Errejón). De ahí la acción popular. Y de ahí el llamamiento de los firmantes a que a la querella se sumen otras instituciones y partidos. Nada de ruido más o menos simbólico: mecanismos efectivos de rendición de cuentas, reparación democrática. Y una palanca: la confluencia. Para recuperar la democracia.

Leer más información

Descarga la querella