Guanyem Barcelona se solidariza con la plantilla de Servicios Sociales del Ayuntamiento que no quieren formar parte en desahucios de familias sin recursos


Exigimos políticas que den una respuesta ágil y real a las dificultades para hacer frente al pago de la vivienda que sufren miles de familias de Barcelona

Guanyem Barcelona expresa su apoyo al “acuerdo profesional de los Servicios Sociales básicos en relación con los desahucios“, entregado al alcalde Xavier Trias el pasado 24 de diciembre de 2014, y en el que se pide:

1. Que se revoque el acuerdo actual entre el Ayuntamiento de Barcelona y los organismos del ámbito judicial en materia de desahucios.

2. Que se paralicen todos los desahucios derivados de una problemática social por motivos económicos, hasta que no se pueda establecer un nuevo acuerdo que garantice el derecho a la vivienda digna de las personas afectadas.

3. Que se apliquen políticas que den respuesta a la situación de falta de vivienda digna de miles de familias de Barcelona:

Guanyem Barcelona coincide con las trabajadoras en que la función de los servicios sociales es atender y acompañar a las personas sin recursos. Por tanto, su presencia no se puede utilizar para llevar a cabo desahucios que dejan a las familias en situación de mayor vulnerabilidad y las condenan a un empobrecimiento crónico.

En una situación de emergencia social como el actual, Guanyem Barcelona exige al Ayuntamiento valentía política para convertir los desahucios por razones económicas en la última medida a tomar.

Cuando esto no sea posible, la Administración debe asumir el compromiso de garantizar un realojo adecuado, en la línea exigida por los tratados internacionales de derechos humanos.

En todos los casos, el Ayuntamiento debe asegurar un acompañamiento real de las familias afectadas, garantizando el acceso inmediato a todas las ayudas y políticas de atención a personas empobrecidas, especialmente los pisos reservados para situaciones de emergencia social.

El cumplimiento de estos objetivos requiere, en todo caso, un replanteamiento de la actual política de vivienda que incorpore medidas efectivas para recuperar viviendas vacías en manos de las entidades financieras y grandes empresas, y para combatir la especulación.

Por estos motivos apoyamos la lucha de los trabajadores sociales del Ayuntamiento de Barcelona y agradecemos este paso adelante para la defensa de los derechos sociales de todos y todas.

logo