Comunicado ante el anuncio de elecciones anticipadas en Grecia: ¡contra el miedo y las amenazas de los grandes poderes financieros y políticos, el cambio en el Sur de Europa es urgente y posible!


El pasado 9 de diciembre el primer ministro conservador Antonis Samaras convocó las elecciones a la presidencia de Grecia de forma anticipada. La causa principal fue la imposibilidad del Gobierno, debido a las resistencias sociales, de firmar un nuevo préstamo con la Troika que implicaba nuevos recortes y privatizaciones. El mismo día de esta convocatoria, los mercados reaccionaron de forma violenta —la bolsa griega sufrió la mayor caída en 30 años y la prima de riesgo subió un 10%— ante la posibilidad de que esto lleve a unas elecciones generales que, según las encuestas, ganaría la coalición de izquierdas Syriza.

Después de tres rondas de propuestas, Samaras no ha logrado la mayoría necesaria para imponer un candidato a la presidencia. A raíz de esto, hoy ha anunciado la disolución del parlamento y la convocatoria a unas elecciones generales que se celebrarán el próximo 25 de enero de 2015.

La posibilidad de que Syriza llegue al Gobierno y ponga en cuestión las actuales políticas neoliberales ha generado una intensa campaña de descrédito contra la nueva formación. Los mercados financieros, los grandes medios de comunicación y miembros destacados de la clase política tradicional ven en Syriza una amenaza inaceptable contra sus intereses, no sólo en Grecia, sino también en el conjunto de Europa.

Esta campaña es muy similar a la realizada durante las elecciones parlamentarias del año 2012. En aquella ocasión, semanas antes de las elecciones, Syriza se encontraba primera en las encuestas. La campaña de miedo iniciada en su contra hizo que muchos votantes cambiaran de opinión y que la nueva formación perdiera por un estrecho margen. Actualmente, Syriza lidera las encuestas. La intención de la actual campaña es favorecer la llegada de un nuevo gobierno conservador que firme un nuevo rescate con la Troika a cambio de más recortes y privatizaciones.

Es muy probable que opciones favorables a combatir las desigualdades y el poder de las grandes finanzas, como es Guanyem Barcelona, se enfrenten a campañas similares en los próximos meses. Es por ello que queremos expresar nuestro apoyo y solidaridad con los miles ciudadanos y ciudadanas que están diciendo basta a la situación actual en Grecia, y alentarlos a votar con libertad y sin miedo. También queremos expresar a Syriza nuestra solidaridad ante la campaña de difamación que está sufriendo para evitar que lleve a cabo su proyecto de rescate ciudadano. Si queremos recuperar nuestras ciudades y nuestros barrios para la ciudadanía es importante que los vientos democratizadores soplen a todas las escalas. Por eso deseamos que las elecciones que se acercan, en Grecia y en todas partes, se puedan llevar a cabo sin extorsiones y amenazas, y que los anhelos de cambio que recorren el sur de Europa acaben siendo una realidad imparable.

Código ético