Ganemos Barcelona


signaprimeres adhesionspersones adherides

Vivimos tiempos de cambios fundos. Profeitando d’o contexto de crisi, os poders economicos han empreniu una ofensiva ubierta contra os drets y as conquiestas socials d’a mayoria d’a población. Simultaniament, l’anhelo de democracia real ye cada vegada mas intenso en as plazas, en as carreras, en os retes socials pero tamién en as urnas.
Mientres as zagueras anyadas, bella cosa de movimientos y iniciativas ciudadanas han denunciau a estafa que padeixemos y han evidenciau a incapacidat d’a viella politica ta dar respuesta a las necesidatz d’a chent. Sindembargo, istas iniciativas asovent han topau con l’arrogancia d’unas elites que se sienten impunes, que no rectifican as suyas errors y que agora nos quieren imposar una segunda transición ta que no cambie cosa.

No podemos permitir un nuevo bloqueyo institucional dende l’alto que nos dixe sin o nuestro esdevenidero. Hemos de fortalecer, mas que mai, o teixiu social y os espacios de autoorganitzación ciutadana. Pero ha plegau l’hora, tamién, de reapropiar-nos d’as institucions ta poner-las a lo servicio d’aes mayorías y d’o bienestar común.
Ta demostrar que sabemos fer-l0 d’una atra manera hemos de marchar miqueta en miqueta, un trango dezaga de l’atro. Y o primer trango ye principiar por ixo que conoixemos de prim,era man: l’ambito municipal, a nuestra ciudat, os nuestros vicos.

Barcelona ye un espacio decisivo ta impulsar a rebelión democratica que s’amenista. En primeras, porque ya poseye un teixiu asociativo y reivindicativo capable de fer realidat prochectos de cambeo ambiciosos. D’atra man, porque una rebelión democratica en Barcelona no estaria un fenomeno meramente local. Conectaria con muitas iniciativas chirmanas que buscan crebar dende baixo con l’actual rechimen politico y economico. En a nuestra casa, en o conchunto de l’Estau i en Europa.

Porque creyemos en o dreito a decidir, queremos decidir, astí y agora, como ha de estar a Barcelona que amenistamos y deseyamos.

Queremos una ciudat que promueva a honestidat d’os gobernantz y impida a connivencia mafiosa entre politica y diners. S’ha de rematar l’acumulación de cargos, limitar os sueldos y mandatos, impulsar achendas transparentz y establixer mecanismos efectivos de control d’os responsables publicos. Queremos un nuevo contracto etico entre ciudadanía y representantz.

Hemos de trobar a forma de parar y revertir as insultantz desigualdatz que s’han produciu en as zagueras anyadas. Queremos una ciudat sin desahucios ni malnutrición, a on a chent no se veiga obligada a vivir a oscueras u a padeixer puyadas abusivas en o pre d’o transporte publico. L’acceso a la vivienda, a la educación, a la sanidat, a una renda minima, han d’estar dreitos garantius a totz i no privilechios nomás en mans d’una minoría.
Queremos una autentica democracia metropolitana, que obligue a los representantz a manar obedixendo. Una democracia con descentralización y elección directa d’os concellers y concellers de districto, con controls socials sobre os presupuestos y con iniciativas y consultas vinculants que aduyen a tomar decisions compartidas y lechitimadas.
Amenistamos una Barcelona acollidora encara que tamién dispuesta, a fer frent a los grans lobbies financers, immobiliarios y turisticos. Amenistamos institucions que apuesten por a economía social y por a creyación d’ocupación sostenible. A contractación publica habrá de respectar criterios de chusticia social y ambiental.
No queremos una ciudat que venda o suyo patrimonio urbano a lo millor postor. Queremos institucions que recuperen o control democratico de l’augua, que impulsen mesuras fiscals y urbanisticas que rematen con a especulación d’o sulero y fomenten politicas enercheticas y de transporte ecolochicament sostenibles.

Muitas d’istas iniciativas han estau esfendidas, dende ya fa tiempos, per movimientos socials, vecinals y sindicals y por diferentz espacios politicos. Pero no las podremos fer marchar sin a implicación d’amplos sectors d’a societat.
Rescatar la democracia d’os poders que la mantienen secuestrada ye un repto difícil, ambicioso, pero a la vegada apasionant. Desiche a chestación de nuevas ferramientas d’articulación social y d’intervención politica a on es trobe la chent organizada y la que principia a movilizar-se. A que fa tiempos que luita y a que se siente estafada pero deseya ilusionar-se con un prochecto común.
Por ixo impulsamos ista Plataforma ciudadana. Ta construyir una candidatura de confluyencia con vocación ganadora, de mayorías. Una candidatura ilusionant, con presencia en os vicos, en os puestos de treballo, en o mundo d’a cultura, que nos permita transformar as institucions en beneficio d’a chent.

No queremos ni una coalición ni una simpla sopa de letras. Queremos fuyir d’as viellas lochicas de partiu y construyir nuevos espacios que, respetando la identidat de cadaguno, marchen dillá d’a suma aritmetica d’as partz integrantz. Pensamos que a nuestra ciudat reune as condicions ta fer-lo posible.

No bi ha garra formula machica ta resolver as dificultatz que trobaremos en o camín. Habremos de caminar preguntando y habremos de fer-lo sin xorrontar-nos. As millors experiencias nos demuestran que si nos organizamos a partir d’obchectivos y practicas concretas podemos plegar en resultaus que pareixeban imposibles.

A penar d’a dureza d’a crisi, s’ha ubiertu una breca historica que ni podemos ni queremos desaprofeitar. Vivimos tiempos excepcionals que desichen iniciativas valients y creyativas. Si somos capables de prexinar una atra ciudat, tiendremos o poder de transformar-la.
Te convidamos o venient día 26 de chunio a pensar-lo chuntos. Ta nusatros, t’os que nos han precediu en iste deseyo y t’os que viendrán. Ha plegau l’hora de demostrar que ye posible de construyir una ciudat diferent. Ha plegau o momento de ganar Barcelona.

signaprimeres adhesionspersones adherides